martes, 25 de xuño de 2013

Indielisboa 2013: Talento contra la precariedad

La reciente convocatoria de nuevos concursos de ayudas públicas abre vías de esperanza a la producción cinematográfica portuguesa después de dos años de parón forzado por la suspensión del apoyo institucional. Pasará aún bastante tiempo hasta que se recupere cierta normalidad, así que durante un largo período deberemos seguir confiando en la probada capacidad de sus mejores cineastas para crear productos sólidos con recursos mínimos. Es el caso de Gonçalo Tocha, que recibió de Guimarães-Capital Europa de la Cultura la propuesta de realizar un cortometraje y acabó haciendo un largo de 60 minutos, por cierto magistral. Torres & Cometas, presentada en el Indielisboa como sesión especial, es un paseo ligero, bienhumorado y lúdico por la ciudad que presume de que “aquí nació Portugal”. El ejercicio es a la vez irónico y respetuoso, una lección de Historia(s) de Guimarães a pie de calle comentada en off por el director y su colaborador habitual Dídio Pestana, algo que es ya una deliciosa marca de la casa, y con una impagable aparición musical de la banda Minhotos Marotos.



Al margen de Gonçalo, entre la producción nacional las mayores expectativas estaban depositadas en João Vladimiro, autor de Pé na Terra y Jardim. No defraudó con Lacrau, poema fílmico que rechaza la vida moderna, urbana y artificial para abrazar una vuelta a los ritmos de la naturaleza y el calor de las relaciones humanas tradicionales. Es tan difícil hablar de esta obra personal y hermética como fácil gozar con sus hermosas imágenes y su cuidada banda sonora, que harán de ella, ya lo avisamos, una de las referencias festivaleras de la temporada.



Era inevitable su presencia en un palmarés coronado por otra decisión obvia e incuestionable: el triunfo en la competición internacional de Leviathan, la literalmente inmersiva obra maestra de Lucien Castaing-Taylor y Véréna Paravel que retrata el durísimo trabajo en un barco de pesca. Igual de justa fue la victoria, en la categoría de cortos, de Da Vinci de Yuri Ancarani, cuya fortaleza reside en sus espectaculares imágenes del interior del cuerpo humano y las que muestran la plasticidad de movimientos del robot quirúrgico que le da título.

Martin Pawley. Texto publicado no número de xuño de 2013 (17/68) de Caimán-Cuadernos de Cine.

Ningún comentario:

Publicar un comentario