luns, 9 de xaneiro de 2012

O mellor de 2011: Carlos Muguiro

Carlos Muguiro é crítico, programador e cineasta.



Dos de las experiencias cinematográficas más intensas de 2011 corresponden a películas que he vuelto a ver: Mne dvadtsat let (I Am Twenty, 1961), de Marlen Khutsiev, y la obra de Juliya Solntseva, desde Poema o more (1959), a partir de los textos de su marido Alexander Dovzhenko. Deben figurar en lo más alto de mi selección. Debería añadir, también, como experiencia o no-película, la entrevista a Nathaniel Dorsky de Lumière (Francisco Algarín Navarro y Félix García de Villegas).

Respecto a los estrenos, sin orden de preferencia: Des hommes et des dieux, de Xavier Beauvois; Misterios de Lisboa, de Raúl Ruiz; Habemus Papam, de Nanni Moretti; The Tree of Life, de Terrence Malick; Le Havre, de Aki Kaurismäki; La vida útil, de Federico Veiroj; Color perro que huye, de Andrés Duque; The Turin Horse, de Béla Tarr y Ágnes Hranitzky; y Le quattro volte, de Michelangelo Frammartino.



Añado una lista más personal a la que llamaré Mi arca rusa: películas recientes (2010-11) producidas, rodadas y/o inspiradas en Rusia que he visto el año pasado: Il Silenzio di Pelechian, de Pietro Marcello; Silent Souls (Ovsyanki), de Alexei Fedorchenko; My Joy, de Sergei Lonitsa; Bread Birds (Lev dlia ptici), de Alexandra Strelyanaya; Faust, Alexander Sokurov; Koniec Rosji (At the Edge of Russia), de Michal Marczak; Vorobei, de Iuri Shiller; The Hunter (Okhotnik), de Bakur Baruradze; Chantrapas, de Otar Iosseliani; Kochegar (Stoker), de Aleksey Balabanov; Generation P, de Victor Ginzburg; Finisterrae, de Sergio Caballero; Patria o Muerte, de Vitaly Mansky; Diario ruso, de Jorge Tur.

Ningún comentario:

Publicar un comentario